Contacto para agregarles como miembros del equipo

Pues bien, espero estén interesados por este pequeño proyecto.

Infinidad de razones habrán para no participar, mas con una sola que haya, por mínima que sea, para participar, sé que podrá salir algo bueno de estos posts.

Necesito, empero, la dirección de correo correspondientes a sus blogs, para poder agregarlos como miembros de este espacio.

Simitrio, Luda, Aïeux, Aldán, Mario Pozo, Capanegra… pueden enviarme/confirmarme su dirección de correo a mi dirección de correo personal y de batalla: Greg. Envíenme un correo a esta dirección, e inmediatamente les enviaré la invitación del blogger para participar en este espacio.

Saludos.

Greg.

Print Friendly, PDF & Email

Natália Correia

Este poema es el causante. Puede verse también como entrada aparte, en el Quodago.

«creio nos anjos que andam pelo mundo,
creio na deusa com olhos de diamantes,
creio em amores lunares com piano ao fundo,
creio nas lendas, nas fadas, nos atlantes;

creio num engenho que falta mais fecundo
de harmonizar as partes dissonantes,
creio que tudo é eterno num segundo,
creio num céu futuro que houve dantes,

creio nos deuses de um astral mais puro,
na flor humilde que se encosta ao muro,
creio na carne que enfeitiça o além,

creio no incrível, nas coisas assombrosas,
na ocupação do mundo pelas rosas,
creio que o amor tem asas de ouro. amém.»

Natália Correia

Print Friendly, PDF & Email

Tradutore Tradittore – Invitación abierta

No sé cómo resulte esto, tampoco quiénes se apuntarán, y cómo se desarrollará este proyecto. Pienso en Luda, Aïeux, Simitrio, MarioPozo, Aldán, Capanegra…

Qué cabe en este post es lo que se irá definiendo conforme progrese, quizá no viva más allá de este primer post, quizá persista como un buen ejercicio.

Traducción en todos sus aspectos: literales, ideológicos, libres, sentimentales, conceptuales y demás, ejercicios sin ínfulas de traducciones finales, maestras o definitivas, y claro, puesta en práctica de teorías y metodologías aprendidas.

Idiomas primigenios y finales abiertos: inglés, latín, griego, portugués, francés, italiano, copto, alemán, náhuatl, esperanto… no hace falta ser un experto, sólo tener un amor verdadero y profundo por el texto original.

La extensión de los textos es lo de menos, puede ir desde una frase o palabra [sí, palabras individuales súmamente espinosas, como la palabra inglesa “lovable” que, quien la traduzca al español por su correspondiente ‘amable’ estará cometiendo aberraciones], hasta poemas o cuartillas enteras.

Quede abierta esta invitación, con un primer intento para calentar motores: un poema.

Salud.

Mr. Greg.

Print Friendly, PDF & Email