Dios proveerà

Perdòn por los acentos: estoy en un cibercafè.

La frase aparece a diestra y siniestra en calcomanìas, y simplifica un hecho terrible de por sì: la providencia de Dios como algo que recae sobre sì misma.

La frase, en la versiòn de la vulgata, dice:

Deus providebit se, filii mii.

Esto quiere decir, llanamente:

Dios se proveerà, hijo mìo.

Semànticamente hablando, el sentido de la frase es precisamente que Dios se proveerìa la vìctima. Siendo Dios dueño absoluto de todo lo creado, cualquier tipo de vìctima, cualquier presente, es algo propio. La segunda mitad de la frase es un vocativo que tiene visos de familiaridad extrema: el filii mii se entiende como una exclamaciòn nò retòrica, sino familiar. ‘hijito mìo’ es una traducciòn màs adecuada.

La frase es, con todas sus implicaciones:

Dios se proveerà, hijito mìo. Una despedida plenamente conciente de las propias limitaciones, y de las deudas por saldarse.