Jstor: posibilidades exponenciales.

La reciente liberación de contenidos anteriores a 1923 ha permitido a los investigadores ajenos a instituciones académicas y/o culturales, tener acceso directo y legítimo a un caudal de materiales que fortalecerán los estudios en todas las áreas del conocimientos que abarcan sus diferentes colecciones.

La observación puntual de los plazos dictados por las leyes actuales sobre los derechos de autor, cita y publicación, ha propiciado esta medida, que indudablemente tendrá un trasfondo múltiple: económico, mediático y académico.

Económico: ya que la liberación de contenidos ahora públicamente consultables exime a Jstor de revisar constantemente el status de sus sistemas de seguridad en contenidos que una vez liberados, sólo pueden ‘descargados’ y ofrecerán pocas posibilidades de modificaciones a corto y mediano plazo. La parcela de este 6% liberado -según lo expresado en el mismo website de Jstor- reducirá el costo de la infraestructura necesaria en salvaguardar esos documentos de accesos no deseados.

Mediático: ya que como se esperaba, la noticia ha ido transmitiéndose en diferentes ámbitos, con las ventajas que supone la publicidad gratuita y de primera mano que le brindarán los lectores contentos y satisfechos con esta medida.

Académico:

En el campo de la Patrología, dichos materiales resultan de un valor enorme: Quizá hasta la segunda década del siglo pasado, el estudio de los artículos dispersos aquí y allá estaba concentrado en un puñado de grandes bibliotecas, a las que se tenía difícil acceso, a menos de contar con muy buenas referencias, o altísimos grados académicos.

Es en el cúmulo de artículos publicados en distintos ‘journals’ que una inimaginable cantidad de obras serias han tenido su simiente, y no pocos casos hay que en dichos journals se han publicado obras de gran alcance, parceladas y diseminadas en fragmentos cortos, que aseguraban su inclusión el la serie y brindaba un reconocimiento en ámbitos mucho más amplios.

Por ejemplo, el excelente trabajo de Conybeare que apreció en 4 partes, en el The Jewish Quarterly Review, en los números 8 y 9, entre 1896 y 1897 titulado ‘Christian Demonology‘.

Simultánea a la liberación de dichos contenidos, existen fuertes críticas en contra del sistema de prerrogativas que también constriñen en demasía el acceso a otros materiales, por lo menos igual de valiosos que algunos de los ya liberados. El más famoso, el archivo torrent que reunió en 32 Gb de datos los volúmenes de la Philosophical Transaction of the Royal Society.

No podemos obviar el hecho de que, tras una empresa de la envergadura de Jstor, los intereses económicos serán descarnados e implacables. Empero, aprovechar las oportunidades -si bien tamizadas y matizadas por un indudable aparato mercadotécnico- que se nos da es algo que, más que un derecho, es también una obligación: los materiales liberados pertenecen al grueso del conocimiento y la experiencia vital humana, y no podemos ignorarlos sin el peligro de ser un poco más pobres.

Print Friendly, PDF & Email

Tomando distancia.

Dos riesgos a que tiene forzosamente qué enfrentarse todo administrador de un website, de un grupo, comunidad o foro, son: el cansancio y El Cansancio.

El primero se refiere al desgaste cotidiano mas reconfortante, que permite apreciar los avances de cualquier fase dentro del desarrollo de un proyecto cualquiera. Es un cansancio que puede repararse dirigiendo la atención a múltiples objetivos, dejando descansar algunos para retomar otros, y finalmente, ofreciendo la suma de todos los esfuerzos como algo redondo, capaz de influir en el proyecto inicial de manera contundente.

El segundo es mucho más peligroso. Acaece cuando la entrega es tal que al surgir los primeros inconvenientes el esfuerzo individual se redobla, a partir de aquí se sucede escalarmente un incremento sin fin de esfuerzos por mantener andando proyectos que se quieren extender allende sus lineamientos iniciales, y que por las limitantes propias e inherentes al administrador es imposible cubrir simultáneamente.

Pueden encontrarse rasgos muy específicos, típicos del Cansancio crónico: revisión obsesiva de cada detalle -sean estadísticas, logs, reportes, registros-, organización compulsiva de informaciones que pueden incluso llegar a estar duplicadas y accesibles en el mismo sitio -por ejemplo, listas de miembros o usuarios, medidas administrativas delegadas y retomadas posteriormente sin la certeza de saber si han sido aplicadas o no- etc.

La manera más eficaz de hacer frente a la segunda situación es tomar distancia, de una forma consciente y racional que no debe inducir a la culpa, o al autocastigo.

Cuando los síntomas de cansancio aparecen uno sobre otro y se advierte el riesgo del colapso, es momento de observar desde ‘afuera’, externamente, el desarrollo intrínseco y propio del proyecto emprendido.

Así será posible advertir hasta dónde el esfuerzo invertido en un foro, en un blog, en una comunidad, es capaz de fructificar incluso de manera autónoma, sin que tengamos injerencia directa sobre el mismo.

Esto es muy recomendable por dos razones. La primera, el cansancio crónico y acumulado sólo desaparece con un periodo de descanso consciente y reparador, semejante a ‘desconectar’ un electrodoméstico para permitir a sus partes mecánicas descansar del sobrecalentamiento y la fricción.

Segunda: ayuda a reafirmar y fortalecer la confianza en sí mismo.

Invariablemente, el momento más angustioso al tomar distancia de un proyecto cualquiera, cuando este ha alcanzado un alto grado de maduración y autosuficiencia, es observar como un mero espectador ‘externo’ el desarrollo y vida cotidiana de los mismos. Si se continúa revisando las estadísticas, los indicadores de visitas diarias, tiempo de navegación en determinadas páginas o tópicos y demás, se tendrá la impresión de que el grupo, foro, blog o comunidad, se va a pique. Es necesario un tiempo razonablemente extenso para observar hasta qué punto un proyecto es capaz de sobrevivir como un organismo autónomo, sin requerir de nuestra intervención directa o indirecta, para subsistir.

Sólo cuando se es posible de hacer ambas cosas: tomar distancia y observar sin intervenir, es cuando puede observarse y saborearse el fruto del trabajo empleado en la implantación, planeación y desarrollo de un proyecto cualquiera.

El Cansancio termina siempre cerrándonos los ojos, y nada más peligroso que estar al frente de un proyecto cualquiera, cuando se está completamente ciego.

Print Friendly, PDF & Email